Dientes natales: Cuando los niños nacen con dientes. Desde Clínica Dental Ruiz Estrada te explicamos esta curiosa circunstancia.

Algunos recién nacidos nacen ya con algún diente, generalmente, incisivos inferiores. Es poco frecuente (1 de cada 2000 nacidos), pero no tanto como para que no conozcamos y tratemos estos casos. Estos dientes reciben el nombre de dientes natales, fetales, predeciduos o congénitos, y a veces comparten características con los dientes neonatales, que son los que erupciones en los primeros 30 días desde el nacimiento.

El folklore atribuye a estos niños características especiales, aunque varía en qué tipo de características en función de la cultura. Así, los ingleses creían que estos niños estaban llamados a ser soldados famosos, los franceses e italianos, que serían grandes conquistadores o descubridores, en otras zonas se les asocia con la hechicería, etc.  ZaratustraLuis XVI (en el cuadro), MazarinoAníbal, y Ricardo III son algunas de las personalidades históricas de las que se dice que nacieron con dientes natales.

¿QUÉ PROBLEMAS PUEDEN PRODUCIR LOS DIENTES NATALES?

La presencia de un diente móvil, erupcionado prematuramente puede ser causa de dolor, por el cual el bebé rehusa el biberón o la leche materna.  Además, los dientes natales o neonatales se mueven en todas direcciones. Esto es porque el diente solo esta unido al margen de la encía, ya que su formación radicular es generalmente incompleta y la unión al hueso por gonfosis no es posible, lo que puede hacer temer una posible deglución o inhalación, aunque es algo que no se ha documentado nunca. Adicionalmente puede aparecer el miedo a que los dientes laceren los pezones de la madre, pero esta probabilidad también es especulativa. Normalmente la lengua del niño descansa sobre los incisivos inferiores durante la lactancia y cualquier trauma será mayor para la lengua del infante que para el pecho de la madre. Lo que sí ocurre es que las puntas o bordes afilados del esmalte pueden causar ulceración en la superficie ventral de la lengua, la cual se conoce como enfermedad de Riga-Fede, desencadenando un rechazo del niño al biberón o a la lactancia. Otros síntomas relacionados con los dientes natales y neonatales consisten en gingivitis o anorexia debidas a la movilidad o ulceración de la lengua por Riga-Fede

¿QUÉ TRATAMIENTO O MANEJO ES MÁS ADECUADO PARA LOS DIENTES NATALES?

A la hora de valorar el tratamiento de dientes natales y prenatales, es imprescindible determinar dos aspectos principales. El primero es si forman parte de la dentición decídua normal (es decir, si son un diente de leche como tal o uno súper numerario), el segundo, su grado de madurez de I a IV. El hecho de que estos dientes se desarrollen normalmente y tengan una función adecuada en la dentición decídua depende, sobre todo, del grado de exposición de la corona en la cavidad bucal en relación al desarrollo radicular y de su inserción en el hueso alveolar.

Si no causan ningún problema ni a la madre ni al niño deben de mantenerse en boca. Al cabo de un mes perderán movilidad, y si llegan a los cuatro meses, generalmente se mantendrán como decíduos normales. Como prevención y en atención a la posible debilidad de su capa de esmalte, se limpiarán con una gasa humedecida después de las tomas.

Si existe gingivitis, edema o sangrado, deberá de ser tratada con un gel de clorexidina tres veces al día.

La enfermedad de Riga-Fede no se considera en sí misma una razón para la extracción, y si los dientes no son súper numerarios, caso en el que la extracción es siempre el último recurso, se puede proceder al limado de los mismos, o a la realización de una férula que impida la lesión continua.

Las lesiones o molestias en los pezones, si existieran, pueden ser soslayadas con el uso de pezoneras durante un tiempo (generalmente los neonatos aprenden a mamar y a evitar movimientos que causen dolor a la madre en el transcurso del primer mes), o incluso sacabuches si fuera necesario.

En el caso en el que la extracción este indicada, se deberá esperar al menos entre 10 y 14 días para que la flora bacteriana del intestino del neonato esté desarrollada y produzca su propia vitamina K, lo que evitará problemas hemorrágicos, agravados porque es una operación que suele presentar este tipo de complicaciones.

La extracción de dientes natales no es un procedimiento muy complicado, pero debe de hacerse por un buen profesional, ya que si no se realiza correctamente, pueden aparecer abscesos dentales posteriores

BIBLIOGRAFÍA

ESCRÍBENOS
close slider

Al Enviar afirmo que he leído y acepto los términos y condiciones de uso de la política de privacidad.

Copyright © 2018 Clinica Ruiz Estrada | Todos los derechos reservados. Cláusula de usuarios web.Sock Data Marketing Digital